Después de un año...

Sí, yo tampoco me lo puedo creer. Pero aquí estoy.

Hace casi un año que no aparecía por este blog. Demasiadas cosas han pasado que han influido en que me alejara de esto. Pero hoy, por primera vez desde entonces, me ha apetecido sentarme y escribir un poquito al menos.

En primer lugar, infinitas gracias a todos aquellos que siguen aquí, con sus comentarios para que vuelva al blog y haciendo presión para que no desapareciera (ejem ejem Anshin xD)

De todas formas, me gustaría aclarar que esto no significa que vaya a volver de nuevo.

Ya muchos de ustedes saben que me pueden contactar por mis otras redes sociales. A las cuales se ha añadido una:


En septiembre me abrí la cuenta por curiosidad, y poco a poco me he ido sumergiendo en ella jejeje

Es perfecta para los que quieran seguirme de una forma más visual que mi cuenta de twitter, tumblr o ask

  

Y mi vida sigue. Saqué todo sobresaliente en la segunda evaluación de mi ciclo superior y ahora estoy relajándome en lo poco que me queda de vacaciones de semana santa :) Y mi vida personal sigue teniendo sus partes caóticas y sus maravillas, como todos.

Echo de menos muchas cosas. A mis amigos que ya no veo por culpa de las distancias y que las aerolíneas nos estafen con los precios de los billetes; añoro arreglarme y salir por ahí. Pero sigo sobreviviendo.

Me he centrado en mis estudios, en los pocos amigos que merecen la pena y en mis manualidades. Además, cuando tengo tiempo libre acepto encargos de repostería. Y siempre que hago una merienda para mis amigos ¡vuelan las bandejas! Es genial que la gente valore tanto algo que te encanta hacer :)

  
  

Quien me siga en Instagram le aviso que puede acabar con sobredosis de azúcar jajaja

Gracias a quien lea esto y todavía me recuerde. Un beso enorme y mis mejores deseos